Site dédié à la publication d'informations communiquées par le Collectif des déboulonneurs. En aucun cas ce site n'appelle à des actions illégales.

english - Soutien aux déboulonneurs spanish - Soutien aux déboulonneurs



flux RSS - Soutien aux déboulonneurs $nbsp;

Accueil du site > Documents essentiels > Manifiesto (version espagnole du manifeste)

Manifiesto (version espagnole du manifeste)

Article publié le samedi 16 septembre 2006

Versión texto del manifiesto del Colectivo de los desmanteladores



La desobediencia civil es un derecho imprescriptible de todo ciudadano. No puede renunciar a ella sin dejar de ser hombre.” GANDHI. Todos los hombres son hermanos, 1969.

INVASIÓN PUBLICITARIA ¡DESOBEDEZCAMOS ! MEDIANTE ACCIONES NO VIOLENTAS CON EL Colectivo de los desmanteladores

Este colectivo, nacido en París en 2005, ha cuajado en toda Francia (Rouen, Lyon, Montpellier, Lille, Le Mans, La Rochelle, le Gard) e invita a las personas de buena voluntad del resto de ciudades a pasar a la acción no violenta presentada en este escrito. El colectivo se propone desmantelar la publicidad, esto es, bajarla de su pedestal y destruir su prestigio. No se trata de suprimirla, sino de ponerla en su sitio para que se convierta en una herramienta de comunicación al servicio de todas las actividades humanas.

OBJETIVO : 50 x 70 cm

Queremos conseguir que los poderes públicos promulguen una nueva ley y un decreto de aplicación que reduzcan el tamaño máximo de las vallas al de los carteles asociativos de París : 50 x 70 cm, y limiten la superficie de los dispositivos a 2 m2 como máximo, con una densidad razonable proporcional al número de habitantes. Alcanzar este objetivo preciso abrirá una primera brecha en el sistema publicitario.

MEDIO EMPLEADO : las pintadas

Acciones colectivas mensuales de desobediencia civil (pintadas) de forma simultánea en toda Francia, el 4º viernes de cada mes o bien el sábado o el domingo siguiente.

LOS ESTRAGOS DEL SISTEMA PUBLICITARIO

La publicidad, si bien es legítima como actividad informativa, se ha transformado en un sistema de hostigamiento en continua expansión que utiliza métodos cada vez más agresivos e invasivos. Para aprisionar a los individuos, la publicidad pasa por alto cualquier deontología y no duda en mofarse de las leyes (por ejemplo, un tercio de los paneles son ilegales [1]). Con la excusa de la libertad de expresión (de una minoría de anunciantes), impone a toda la población su ideología antisocial (competición, dominación, acumulación).

El sistema publicitario monopoliza cada vez más el espacio público : calles, medios de transporte, cines, estadios, museos, universidades, escuelas. Parasita las actividades culturales y pervierte los eventos deportivos. Se trata de un sistema antidemocrático que favorece a los anunciantes más poderosos.

1. El sistema publicitario monopoliza cada vez más el espacio público : calles, medios de transporte, cines, estadios, museos, universidades, escuelas. Parasita las actividades culturales y pervierte los eventos deportivos. Se trata de un sistema antidemocrático que favorece a los anunciantes más poderosos.

2. Los medios de comunicación financiados por la publicidad están condenados a luchar por la audiencia, pierden su libertad editorial y se prohíben criticar a los anunciantes, so pena de perder su fuente de financiación. De este modo, los sectores que más publicidad hacen (agroalimentario, automóvil, nuclear, petroquímica, gran distribución, ocio y turismo, cosmética) se vuelven intocables.

3. El sistema publicitario sacrifica la salud y el ecosistema en nombre del comercio. Oculta las consecuencias sanitarias (mala alimentación, obesidad, anorexia,...) e ignora el principio de precaución (energía nuclear, productos químicos, organismos genéticamente modificados, teléfonos móviles,...).

4. Incita a consumir en exceso, a despilfarrar y a contaminar, haciendo a menudo apología de comportamientos irresponsables e individualistas, alimentando la envidia y la frustración y convirtiéndose en motivo de endeudamiento, de delincuencia y de violencia para los más débiles.

5. Cual proxeneta, desnuda a mujeres, hombres y niños propagando modelos artificiales y uniformes, y alimenta el culto de la perfección física y de la eterna juventud, generando así un sentimiento de rechazo, en especial entre las personas discapacitadas, enfermas o mayores.

6. Reduce la existencia al consumo, las fiestas a operaciones comerciales y la imaginación y los ideales a argumentos de venta.

7. Es el consumidor quien paga la publicidad (500 euros de media por año y por persona), ya que el impuesto oculto que supone el coste de las campañas publicitarias se repercute sobre el precio de los productos.

¡LLAMEMOS LA ATENCIÓN SOBRE LAS VALLAS !

Si hablamos de publicidad, las vallas constituyen la mayor agresión, la más antigua, aquella de la que nadie escapa. Somos libres de ver o no la televisión, de escuchar la radio o no, de comprar o no un periódico, pero no de circular sin estar sometido a un desfile incesante de imágenes y de eslóganes. Esta orgía gráfica es molesta para la vista y entorpece la visión de las señales de tráfico. Las vallas ensucian nuestro entorno, reducen nuestra libertad de pensamiento y limitan nuestra capacidad para soñar. La ocupación del espacio público y su explotación mercantil son inadmisibles, más aún cuando la ley califica los paisajes de “bien común de la nación” y las disposiciones que rigen la instalación de vallas publicitarias están incluidas en el libro V del Código de medio ambiente, titulado... “Prevención de la contaminación, de los riesgos y de las molestias”.

Mediante las vallas, el sistema publicitario se inmiscuye en nuestro día a día de la manera más evidente. Mediante la acción directa no violenta contra las vallas publicitarias, abriremos una brecha en el sistema publicitario y responderemos a su agresión. ¡Ello es aún más fácil cuando los paneles están a nuestro alcance !

¡BASTA YA DE DESMESURA ! CAMBIEMOS LA LEY

Tanto en el caso de las vallas publicitarias de 4 x 3 m (12 m2), autorizadas por la ley, como en el de las monstruosas lonas de 600 m2, hoy en día imperan el exceso y la desmesura. Sin embargo, ningún reino es eterno y si queremos, la armonía puede estar de vuelta el día de mañana.

¿Se ha sentido agredido alguna vez por un cartel de 50 x 70 cm ? ¿Y si impusiéramos este formato a todos los carteles ? ¿Suena a utopía ? Quizás no tanto : en París, el ayuntamiento impone este formato máximo a todos los carteles de opinión o asociativos. ¿Por qué no se puede aplicar este principio razonable a TODOS los carteles, comerciales y demás, en TODO el territorio, bajo tierra como en superficie ? De paso, se podría poner un término a esos métodos viciosos y consumidores de energía que son los dispositivos publicitarios luminosos, animados e incluso sonoros u olfativos.

Todo ello, respetando una densidad razonable : por ejemplo, se podría limitar el tamaño de los dispositivos a 2m2 como máximo y establecer su número en función del número de habitantes del municipio. ¿Parece utópico ? No tanto : la ley ya lo prevé par los carteles de opinión.

Adoptando dichas medidas, se conseguiría : descansar la vista y la mente ; igualar la visibilidad de los anunciantes ; ahorrar energía y recursos (papel, tinta, plástico, electricidad). Por último, se podrían poner en cuestión dos supuestas funciones de las vallas publicitarias : la “animación” que dan a las calles de nuestros pueblos y ciudades y la “información” destinada a nuestras pobres mentes desorientadas. ¿De veras necesitan nuestros paisajes, tanto urbanos como rurales, vallas “4 x 3” para “animarse” y una información digna de ese nombre necesita 12 m2 para forzar la puerta de nuestro cerebro ? ¿Asimismo, por qué no imaginar más espacios dedicados al arte y a la vida asociativa ?

DESOBEDIENCIA Y NO VIOLENCIA : UNA ELECCIÓN

La no violencia no es ni pasividad ni resignación, sino una fuerza política moralmente aceptable de eficacia probada. Al privilegiar la acción directa y descartar el atentar contra la dignidad de los demás por medio de injurias y o de golpes, imponiendo una actitud de respeto hacia el adversario, la acción directa permite sensibilizar a la opinión pública. La lógica de la no violencia exige que sus militantes se hagan responsables de sus actos ante los tribunales (por ejemplo, cuando optan por degradar de forma voluntaria y premeditada las vallas publicitarias). En este contexto, el ser arrestado por la policía por haber hecho pintadas en dispositivos publicitarios no se vive como una vergüenza, sino como una señal de una victoria, aunque se condene después a los acusados a penas de prisión. La opinión pública, para la que resulta inaceptable que se condene a personas que no han cometido actos violentos, se movilizará aún más.

1. La expresión “desobediencia civil” apareció en 1866, dando título a la obra póstuma de Henry-David Thoreau. Para protestar contra la política de su país, que mantenía la esclavitud y mantenía una guerra imperialista contra Méjico, este escritor estadounidense rechazó pagar los impuestos, por lo cual fue a la cárcel. Este libro inspiró a Tolstoi, Gandhi (liberación de la India del yugo colonial británico), Martin Luther King (reconocimiento de los derechos civiles de los negros americanos), Nelson Mandela y Desmond Tutu (contra el apartheid en Sudáfrica), los agricultores del Larzac (contra la ampliación de un campamento militar) y hoy en día, los segadores voluntarios de maíz OGM. ¡Ahora ha llegado el turno de los “desmanteladores” de neutralizar la publicidad y su dominio sobre los paisajes y las mentes !

2. Cuando ya no hay más que decir sobre una ley inicua – que permite por ejemplo que un puñado de anunciantes invadan el espacio público –, cuando se han tomado numerosas iniciativas (manifestaciones, peticiones, debates, en especial en el Parlamento), cuando los ministros mismos hablan de “catástrofe” y han pedido que se reforme la ley y la ley no cambia, es deber de los ciudadanos ejercer una gran presión sobre los responsables políticos mientras esta situación perdure, aunque ello suponga cometer actos simbólicos ilegales en grupo.

3. El objetivo de la desobediencia civil no es dar a creer que se podría vivir en una sociedad sin leyes ni reglas. La desobediencia civil se distingue de la desobediencia criminal en tanto en cuanto los transgresores anuncian su intervención, actúan en público, a cara descubierta, y asumen sus actos, demostrando de este modo su interés superior por el derecho y la justicia.

4. Frente a la agresión publicitaria, frente a la inercia de las autoridades, la desobediencia civil es una “legítima respuesta”. Las pintadas en vallas de 4 x 3 m deben aparecer en los medios de comunicación como un acontecimiento recurrente. Al producirse en toda Francia el 4º viernes de cada mes (o el sábado/domingo siguiente), estos actos deben hacerse un eco en los medios de comunicación. ¡Hagamos pintadas en la publicidad hasta que se oiga nuestra reivindicación ! Ya veremos hasta dónde hay que llegar... ¡Basta ya de comentar la actualidad, seamos sus protagonistas !

CRONOLOGÍA DE UNA ACCIÓN

Unos cuarenta militantes antipublicitarios no violentos y varios periodistas tienen una cita precisa ese viernes. La acción se ha estado preparando minuciosamente durante quince días : localización de varias vallas publicitarias grandes en pleno centro urbano, de los voluntarios para hacer las pintadas, de los contactos con los periodistas... La siguiente cronología se inspira en acciones reales.

16:50 El cruce tiene su aspecto habitual. Ningún indicio de reunión alguna.

16:55 Los cuarenta militantes salen de la nada y se reúnen discretamente en el punto de encuentro, a 50 metros de las vallas.

16:59 Los encargados de hacer las pintadas dan la señal de comienzo de la acción. Se lanzan con paso decidido en dirección de las vallas. Los demás los acompañan. Los periodistas salen de la sombra con su material. Después todo va muy rápido. Cada militante desempeña un papel ; todos los papeles son importantes.

17:00 Los voluntarios sacan sus bombas de pintura y pintan claramente unas palabras sobre las vallas : “CONTAMINACIÓN VISUAL”, “PUBLICIDAD = VIOLENCIA”... Los demás se apiñan para apoyar la acción con su presencia, sin molestar ni a los peatones ni a los coches. Se reparten octavillas. Para mantener la limpieza del lugar, un militante recoge los que se tiran al suelo. Llega un policía que se ocupaba del tráfico a 100 metros de allí. Estupefacto, llama a su jefe.

17:05 Se hacen las pintadas en las vallas. Ni rastro de pintura en las superficies cercanas (acera, muro...). Las cámaras de fotos y las cámaras siguen haciendo su trabajo. El ambiente es distendido, la gente canta. Los viandantes, al no sentirse agredidos, se paran, charlan. Por si alguno montara una escena, llamando inútilmente la atención sobre sí mismo, tres militantes formados en técnicas de resolución no violenta de conflictos están listos para intervenir.

17:15 Dos furgones policiales aparecen, con las luces encendidas y las sirenas a pleno volumen, ¡como si se tratase de un atraco a un banco ! ¿Qué ven los policías al llegar ? Dos o tres vallas con pintadas, un grupo alegre rodeando a una persona encaramada a un taburete, explicando las razones de la acción.

17:20 Los voluntarios dejan que la policía los descubra. Cada uno tiende su carné de identidad : “He sido yo quien ha pintado este anuncio ; es un acto antipublicitario de desobediencia civil, lo reivindico”. Los policías ponen cara de susto. Los voluntarios terminan de explicar ante los periodistas que se están llevando a cabo acciones similares en toda Francia en ese mismo momento, como cada 4º viernes del mes (o el sábado/domingo siguiente).

17:30 La policía se lleva a los autores de las pintadas. La acción ha terminado, todo el mundo se dispersa. Los encargados de hacer las pintadas se quedan una o dos horas en comisaría. Para su declaración, adoptan la táctica acordada, sin olvidar mencionar al comité de apoyo (personajes conocidos).

La noche misma o al día siguiente : el conjunto de los militantes hace balance de la acción y se prepara la acción del mes siguiente. Los días siguientes : reseñas de la acción en la prensa.

CONTACTO NACIONAL FRANCÉS

Coordination nationale du Collectif des déboulonneurs

Dirección : 24, rue Louis Blanc, 75010 PARÍS

Correo electrónico : contact[a]deboulonneurs.org

Página web : www.deboulonneurs.org

Notes

[1] Revista Que choisir, abril de 2002



Site utilisant SPIP - Hébergement Ouvaton